La diana que lo cambia todo

Menuda como ha empezado el Mundial de Biathlon en Ruhpolding. Una diana que no ha funcionado cuando ha debido, un tiro correcto contabilizado como erróneo, un corredor que entra primero en meta pero que acaba segundo…una pena la verdad, por que hasta ese incidente, la prueba estaba siendo apasionante.

Abría el Mundial la prueba de relevos mixtos, que atraía toda la atención por ver en la misma carrera a Neuner, Bjoerndalen o Svedsen. Ha empezado mandando Noruega, con un gran relevo de Tora Berger, seguida muy de cerca, fenomenal por Marie Brunet de Francia; no ha tenido su día la gran Andrea Henkel. En el segundo relevo ha empezado el show alemán. En pista la gran Magdalena Neuner, que llegaba por detrás recuperando para Alemania, dando el relevo ya en puestos de podium. En el tercer relevo, los chicos tomaban el protagonismo. Se hundía estrepitosamente Simón Fourcade, Bjoerndalen caía de la primera a la tercera plaza mientras que Andres Birnbacher lo hacía todo perfecto y se iba en solitario en cabeza. Parecía que para el cuarto y último relevo, solo iba a quedar por decidir la plata y bronce.

Pero esto es biathlon amigos, y un campo de tiro puede cambiar por completo el panorama. Pfeiffer tenía margen suficiente para ganar, pero en el segundo de los campos de tiro se hundía y acababa gastando balas y teniendo que dar vueltas de penalización. Le recortaban por detrás un minuto entero el esloveno Fak y el gran Svendsen, que esquiando iba como un tiro. Ahora si que si, Fak disparado hacia meta, parecía todo el pescado vendido. Pero, la realización de televisión nos empezaba a enfocar insistentemente a los nerviosos técnicos noruegos, que miraban y remiraban las dianas. Y se confirmaba el rumor, Noruega tendría que ser beneficiada con 30 segundos en meta. Una pena, por que la última vuelta esquiando prometía. Así las cosas, Fak entraba en meta celebrándolo, por detrás Svendsen abrazado por sus compañeros sabedores ya de la victoria; tercera la hundida Alemania que habían tocado el oro con los dedos.

Al final, la incidencia la ha protagonizado una diana que no ha señalado el tiro correcto de Bjoerndalen, que a pesar del acierto ha tenido que dar una vuelta de penalización. La organización, ha tenido que corregir sobre la marcha y dar el primer oro a noruego a pesar de no haber entrado primeros en meta. Un error técnico que ha descafeinado una carrera, que ha sido apasionante.

Video un poco cruel con el pobre Pfeiffer que ha perdido un oro cantado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s