En las rampas del Cermis

Por: Haritz Pascual

¿Será hasta ahí?…que va es más arriba…no jodas…buff” era la conversación más repetida durante la semana anterior a la carrera mientras mirábamos a las rampas del Alpe Cermis desde la ventana del apartamento. Estamos de vacaciones, si, pero por dentro algo nos inquieta. Hemos visto a los cracks de Copa del Mundo retorcerse en las cuestas de esta subida en años anteriores y nos imaginamos que nos van a suponer a nosotros…los mortales.

Con la sensación de embarcada encima esquiamos los días anteriores por la zona. Vamos desde el estadio de Lago Di Tesero hasta los pies del Cermis, por el trazado de la Marcialonga. Una veterana esquiadora de la zona nos dice que estamos locos al habernos apuntado a la carrera….luego le vemos hacer una series increiblemente fuertes…si ella lo dice…¿por algo será no?

Nerviosismo y optimismo antes de la Rampa con i Campioni en Esquiblog.com.

Nerviosismo y optimismo antes de la Rampa con i Campioni en Esquiblog.com.

Y sin darnos cuenta llega la carrera. Recogemos los dorsales…”menudos chopos no?” todos son grandísimos…me siento un llavero de esquiador junto a ellos. Hay nervios muchos nervios. Llevo más de 6 años sin competir en esquí y me he malacostumbrado a no tener presión, a no sufrir…Calentamos por los 2km de recorrido del estadio que haremos antes de tirar hacia el Cermis. Me tranquilizo un poco. Las rampas las subo ágil y no me sofoco demasiado. Vamos hacia la salida. Nos juntamos con los dos compañeros que han llegado desde Madrid Javier Castro y el mítico Luis Llorente. Compartimos comentarios, bromas para sacar el nerviosismo…y a lo tonto nos hemos colocado atrás en la línea de salida. No vemos a HJejmeset, ni a Valbusa y menos mal que calentando nos hemos cruzado con Petra Majdic…la gran Petra Majdic. Pistoletazo de salida. Mucha gente. 189 inscritos, pero a 24 les ha entrado la cagalera a última hora. Salimos en tropel, pisotones, bastones que se cruzan, tapones…esta es la parte en la que mejor me desenvuelvo y consigo hacerme sitio rápido para subir la primera rampa del circuito. La gente es muy torpe y muchos se quedan clavados entorpeciendo el paso a los que le siguen. Tras dos sofocones en las primeras cuesta, entramos de nuevo al estadio donde me pillan Cynthia y Javier  Castro, a los que intento seguir en los primeros metros del trazado de la Marcialonga. Es un llano bajada agradable, que permite patinar y alargar el dos uno. Cuando estoy haciendo esfuerzo por no perder comba con este grupo, llega la caída tonta del día. Si, esa en la que clavas mal el bastón, normalmente entre las piernas, y sin ayuda de nadie te vas tu solo al suelo. Mierda. Se me va el grupo y mientras me levanto llega otra grupetta por detrás, que aprenden en una sola lección toda una serie de palabras gordas del rico castellano. Me pego a ellos y aunque no van tan rápido como quisiera, llevan buen ritmo para ir hasta el pie del Cermis. En los últimos metros antes de la subida, se empieza ya a notar que el número de público va en aumento, entre ellos skimans y técnicos de la selección noruega e italiana que no paran de animarnos. ¡Me siento un pro!

Y llegamos a la subida. Esto es un sálvese quien pueda y no hay grupo ni culo para seguir que valga. Cada uno tira a su ritmo. Yo decido no pegarme un gran sofocón en las primeras rampas, sabiendo que tenemos otros 3km de cuestas por delante. Alguno decide lo contrario y lo paga. Paso a unos, me pasan otros y se empiezan a ver las primeras caras de agobio. Yo de momento voy bien en calado, regulando la respiración, poco a poco. Llegó hasta un noruego que se ha parado y tiene la cara tan roja como el traje de su selección. Le animo: “Venga chaval, poco a poco!” en mi perfecto castellano…no quiero ni pensar lo que me habrá entendido. Yo lo tengo claro, no me pienso parar, por que si no, no me vuelvo a poner en marcha. Los ánimos de la cantidad de público ya presente en el Cermis dan gusto. El club de Fans de Dario Cologna no se guarda gritos para alentar al crack suizo y me dejan sordo con sus grandes cencerros. El crack italiano Pietro Piller Cottrer, me anima sonriendo…el sabe lo que es esta subida. La cosa se empieza a poner peliaguda. Las rampas cada vez son más duras. Miro hacia arriba, en la misma pala que acabo de empezar veo el traje rosa de Esquiblog.com de Cynthia…pero mucho más arriba. El paso calado se convierte en reductora y la reductora pasa de deslizar a simplemente dar pasos. Estos es el Final Climb Haritz…esto es lo más duro. La parte del curveo se me hace incómoda, aunque viene bien para respirar un poco antes de una nueva rampa, a más del 28%. Si la bajase en esquí alpino me daría miedo. Como en toda carrera, cada uno ya está en su lugar, difícil pillar a los de adelante y complicado que me cojan por detrás. No obstante, el gran Llorente me alcanza en una de las curvas, “poco a poco” nos animamos el uno al otro. Por cada paso que el da, yo tengo que dar 4. La Subida al Cermis la completa la organización con el Tour del Gusto para los aficionados y espectadores. Una serie de casetas a lo largo de la cuesta, con comida y bebida típicas de diferentes países. Al pasar junto alguna de estas Txoznas, el aroma invita a quitarse los esquís y pararse, en otras en cambio la música regional llena de polkas, acordeones y violines, me empuja a poner tierra de por medio. 1.500m para meta, 1.000m, 800m, 600…esto se está acabando. “Ultima rampa e tutto piano!” me grita un amable espectador. En efecto, veo ya las pancartas de meta. La reductora empieza a deslizar, se convierte en paso calado y también en 1-1, venga Haritz que vas fuerte…bueno en 1-1 no, que me duelen los brazos y ya no puedo. Última cuesta, ya veo la meta. Me alcanza Alois Kiser, un suizo de 70 años. Entramos juntos a meta. “Complimenti” y abrazo mutuo en la llegada y medalla de “Finisher” que aunque es de madera a mi me sabe como mínimo a plata…el oro se lo dejo al veterano Kiser. Me espera Cynthia, ha subido en 54 minutos. Enorme. A mi me ha costado 1h 1 minuto, que para mi no está mal. El colega madrileño, Javier Castro, ha sido el mejor…48minutos! Mientras que Luis Llorente ha marcado 58minutos arriba. Enhorabuena a todos.

Te caliente, que hace rasca, plátano, chocolate y ropa seca. Estoy feliz por haber subido. Creía que lo iba a pasar peor. El año que viene, tendré que volver a mejorar tiempo. Eh…por que si…repetimos fijo!.

Clasificación de la prueba

Anuncios

Un pensamiento en “En las rampas del Cermis

  1. Bonita crónica. Por un momento me he visto allí de nuevo.
    Yo el año que viene, si todo va bien, me apunto de nuevo.
    Y sabiendo lo que hay, saldré con menos miedo, porque ante la que se nos venía encima fui todo el llano muy relajado para no gastar nada de fuerzas y en el estadio tampoco me apliqué a fondo no me fuera a enredar en alguna caída tonta o me pisaran los bastones y se acabara la aventura antes de empezar.
    La subida me encantó. Nunca pensé que subir una pista de alpino con los esquís de fondo pudiera ser tan emocionante, aunque ayuda mucho tener tanta gente alrededor animándote. Te sientes por momentos como un pro.
    Un saludo. Y nos vemos en Jaca el 21 (me ha parecido ver a Cynthia inscrita).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s