El tiempo de los fariseos

Colaboración de: Rafael Hernandez “Gaia”

Una lástima que con la Copa del Mundo en pleno despegue y con nuestros chicos del nórdico y del biathlon, haciendo lo que pueden de OPA en OPA, la noticia del momento sea otra vez el juego sucio en el deporte.

Con nombre de historieta de Mortadelo y Filemón, la llamada Operación Galgo nos traslada con las manos atadas a la espalda y un esparadrapo en la boca, a una realidad que conocemos, pero que preferimos ignorar. Nos muestra los trapos viejos, sucios y malolientes del cuarto de la plancha. Ese que nunca se enseña a las visitas.

De entre todos los  discursos doctorales, disparates, tópicos, golpes de pecho y opiniones sensatas que hemos escuchado estos días, me quedo con dos ideas básicas:

  1. La inutilidad de unos controles que solo sirven de excusa a los tramposos, de negocio a los laboratorios y de castigo inmerecido y prepagable a los competidores honrados.
  2. La hipocresía del conjunto de ciudadanos que ante el clásico dilema del prisionero que con tanto entusiasmo se enseña en las facultades de Ciencias Sociales, eligió primar el éxito sobre el talento. La competición frente a la cooperación. La cima, efímera y opulenta, antes que la placentera senda que nos conduce a ella. Escogió el interés personal y no el bien colectivo, a sabiendas que con ello todos pierden.

El doctor muerte y su banda me caen mal. Son trileros. Jugadores de ventaja que marcan las cartas antes de cada partida. Estafadores de jeringuilla y transfusión. Pero no son la madre de todos los males. No son diferentes ni peores que quien cobra el subsidio de desempleo mientras trabaja en el mercado negro; que el abogado que amasó una fortuna mostrando a sus clientes como defraudar sin que te pillen; que el político corrupto; que el funcionario con poderes mesiánicos capaz de convertir los 20 minutos del bocadillo en las 3 horas de la compra; que el tipo del super que proporciona  alcohol a menores; que el personaje rosa que vende con indecencia su decencia; que el empresario que encuentra en la vulneración de la ley una ventaja competitiva; que el periodista que escribe al dictado de quien le sustenta; que el religioso pederasta que comercia con el cielo…

Todos y cada uno de ellos se rasgan, nos rasgamos, hoy el traje nuevo; mientras maldecimos a “esos sinvergüenzas que se están cargando el deporte”. Que nos van a dejar sin el circo de Roma; sin el futbol y toros del franquismo. Es el tiempo de los Fariseos.

Al igual que en el dilema del prisionero, hemos tenido la oportunidad de elegir y hemos tomado la decisión equivocada. Las Consecuencias, como canta con acierto el gran Enrique Bunbury en su último trabajo, son inevitables.

Anuncios

2 pensamientos en “El tiempo de los fariseos

  1. Un par de links interesantes ante el tema del dopping.

    En el año 88 El Pais, nos presentaba al Doctor Fuentes y su trabajo con los atletas de cara a los Juegos del 92.
    http://www.elpais.com/articulo/deportes/ESPANA/COMITE_OLIMPICO_ESPANOL_/COE/atletas/espanoles/reciben/ayuda/medica/mejorar/resultados/elpepidep/19850214elpepidep_11/Tes

    Gonzalez Pons, que tanto ha hablado estos días…le debía dinero al Doctor Fuentes
    http://www.lasprovincias.es/valencia/20091027/deportes/ciclismo/juez-condena-consell-pagar-20091027.html

    y que decir del dopping de Messi, que gracias a la medicina ha llegado a donde ha llegado
    http://www.sport.es/default.asp?idpublicacio_PK=44&idioma=CAS&idnoticia_PK=489823&idseccio_PK=803

    de todo un poco y muy interesante

    un saludo a la gente del blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s